En 1982, cuando prácticamente no existían los campamentos, un grupo de jóvenes de la iglesia de Ciudad Real decidieron acampar por unos días y, como no eran muchos, invitaron a amigos de las iglesias de Alcázar de San Juan y de Tomelloso.

La idea era pasar tiempo juntos, conociéndose mejor y alrededor de la Palabra de Dios. 

Ahora los jóvenes, adolescentes y niños que vienen a los campamentos, no son solo de parte de las iglesias del centro de España, sino de toda la zona y del resto de España.

Los campamentos reflejan las prácticas de las iglesias involucradas. Eso significa que CCCLM está sólidamente basado en la Biblia, reflejando la naturaleza reformada de la organización de estas iglesias. Si bien es importante que los campistas se diviertan, la enseñanza de la Biblia siempre es la actividad principal del programa.
CCCLM está a cargo de iglesias para las iglesias, con la organización de un Comité formado por cristianos procedentes de diferentes iglesias del centro de España. Por el momento, las iglesias envueltas están en Ciudad Real, Alcázar de San Juan, Cuenca y Alcorcón (Madrid). El comité está formado por el momento por 9 miembros (pastores, ancianos, líderes de grupo de jóvenes y miembros fieles de iglesias) y se reúnen una vez al año para evaluar las actividades del año y para preparar las del próximo.
La necesidad de campamentos bíblicos de corte reformado es igual o mayor que en los últimos años. Y con cada nueva generación, el reto de predicar el evangelio a niños y equipar a jóvenes cristianos para vivir conforme a su fe, se ve renovado. Conscientes del paso del tiempo, el Comité ha decidido atraer a una nueva generación de monitores jóvenes para afrontar el reto. Es un gozo ver que algunos niños que asistieron a los campamentos de pequeños, ahora forman parte del equipo de monitores.

Folletos de los campamentos:

Atento a los nuevos folletos que irán apareciendo en esta sección.

La necesidad de campamentos bíblicos de corte reformado es igual o mayor que en los últimos años. Y con cada nueva generación, el reto de predicar el evangelio

a niños y equipar a jóvenes cristianos para vivir conforme a su fe, se ve renovado.

Conscientes del paso del tiempo, el Comité ha decidido atraer a una nueva generación de monitores jóvenes para afrontar el reto.

Es un gozo ver que algunos niños que asistieron a los campamentos de pequeños, ahora forman parte del equipo de monitores.